Renos e historia de Santa Claus

Los Renos y Santa Claus

Ante las numerosas peticiones vuestras que hemos recibido de publicar más sobre los renos de Santa hemos respondido y aquí la información, aunque también encontraréis fotos más abajo. La historia comienza con una introdución sobre Santa y, más adelante, la historia de los renos. Un saludo!

Historia de Santa

Cómo ya sábeis, Santa puede hacer magia perfectamente, ya que, durante toda su infancia vivió en un bosque mágico (en el cual fue abandonado siendo sólo un bebé) habitado por criaturas cómo elfos, hadas o duendes, entre otros, muy cerca de Laponia, en Finlandia. Siempre le gusto ayudar a la gente y, cada cierto tiempo, decidía hacer viajes al múndo no mágico para visitar a las personas y convivir con ellas. Le encantaba hacer regalos a los niños que, en épocas de pobreza, lo pasaban muy mal. Tantos eran los niños que conocían a Nicolás (Santa) y que le esperaban a cada regreso, que muchos regalos debía llevar, de esta manera, decidió visitarles siempre en la misma fecha para tener tiempo para hacer los regalos: la noche de Navidad, cuando dejaría los regalos junto a la puerta de sus casas. 

  Pero aún así, eran cada año más regalos los que debía hacer y los elfos del bosque decidieron echarle una mano ayúdandole a construir un taller y una casa más grande donde vivir todos y poder fabricar los regalos.

  Santa decició que, de alguna manera debería de premiar a los niños que habían sido buenos durante el año con regalos y, a los que se habían portado mal, con carbón. Así que hizo una lista con los nombres de todos los niños del mundo y los marcó con una “R” de regalo o una “C” de Carbón. Él repartiría los regalos a los niños buenos, pero es tal el número de casas que debía visitar, que pidió a Carbonilla (posteriormente más conocido cómo Carboncillo), un elfo en el cual tiene depositada mucha confianza, que repartiera el carbón a los niños que se habían portado mal, llegando a las casas mediante el uso de magia. 

  Santa Claus, al ser humano, envejeció rápido y los serés mágicos decidieron concederle el don de la inmortalidad, llegando a ser el único humano que goza de este privilegio.

Historia de los renos

  Santa Claus, que así es como se le conocería más tarde, sabía que era una tarea muy importante regalar ilusión a todos esos niños cada año. Pero para llevarla a cabo, debía de tener un medio de transporte aún mayor para poder transportar los regalos a cada casa, asi que decidió pedir ayuda a ocho renos (Trueno, Relámpago, Travieso, Cupido, Cometa, Vondín, Bailarín y Saltarín) que tirarían de un trineo. Cada uno poseía una habilidad especial, además de representar un valor dentro de la Navidad, y los dotó de magia en sus astas para que pudieran volar surcando los cielos y así llegar más rápido a repartir los regalos durante la noche.

  • Trueno es el más fuerte y poderoso de todos. Representa la fuerza de la Navidad en los corazones.
  • Relámpago es el más rápido y representa la unión de todos ellos.
  • Travieso es el más novato de ellos, pero representa la picaresca e ilusión en Navidad.
  • Cupido es el más solidario y tímido de todos ellos. Representa la solidaridad y el sacrificio por los demás.
  • Cometa es el líder antes de la llegada de Rudolph. Destreza, sabiduría y guía son sus habilidades, y representa el coraje.
  • Vondín es el más travieso de todos y también el más resistente. Representa la energía del espíritu Navideño.
  • Bailarín es el más gracioso y simpático de todos ellos. Representa la amabilidad, el respeto, la solidaridad y la compasión por los demás.
  • Saltarín, el más joven de todos, es el más ágil. Representa la alegría, la ilusión y la felicidad.

  Muchos años siguieron así, en todo el Mundo se creía más en él, crecía la población e ilusión por la Navidad ante la visita de Santa cada año, dato que le obligó a trasladarse a un lugar más apartado, el Polo Norte.

  Durante una de sus visitas a un hogar la noche de Navidad, Santa se encontró a un reno muy joven, estaba abandonado. Lo recogió y pidió a los demás renos que lo ayudaran a recuperarlo. Así fue, lo llamó Rudolph, su nariz era roja y brillaba durante la noche. Rudolph aprendió mucho de los otros renos y su pasión por la Navidad creció en él desde el principio. Aprendió lo mejor de cada uno de ellos y se convirtió en el líder del trineo. Además, su nariz le sería de gran ayuda, ya que, gracias a ella, podía iluminar el camino del trineo de Santa durante la noche.

Y así fue hasta ahora y durante siempre, la historia de Nicolás, o más conocido como SANTA CLAUS.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s